viernes, 5 de diciembre de 2014

Los bloques del Pacto por Salta no pudieron desmentir aumento en la TGI

Los bloques del Pacto por Salta no pudieron desmentir aumento en la TGI

El PJ, el Frente Salteño y SST intentaron férrea pero infructuosamente, durante la sesión de ayer, ocultarle a la población que se prevé un nuevo impuestazo. Recordemos que el presupuesto estima un aumento de recaudación de TGI del 44% (50 millones), es decir, una suba de impuestos a través de una rezonificación.

El Pacto por Salta votó este impuestazo, le regaló 250 millones a Agrotécnica Fueguina y rechazó nuestra auditoría al vertedero San Javier. Además callaron ante el vaciamiento de las dependencias municipales y defendieron que Isa le regale la obra pública a los Alonso Crespo, Incovi e Hidroconstrucciones que cobran el triple por trabajos sin garantías.

A cambio del apoyo a la política antipopular de Isa en esta y todas las ocasiones cruciales, el romerismo obtuvo de nuevo la presidencia del Concejo, mientras que Di Bez ensayó fallidamente un trueque similar, intentando quedarse con la presidencia de la comisión de obras públicas, hoy presidida por el Partido Obrero.

Más allá de los cargos, olmedistas y romeristas cerraron filas con Isa desde el comienzo, aceptando la discrecionalidad presupuestaria y el ocultamiento de la información. En lugar de reclamar la postergación del tratamiento y una discusión seria, con números en mano, como proponía el PO, la “oposición” cayó en el absurdo de plantear que era “obligación” aprobar el presupuesto ¿para qué tratarlo entonces?
 
Conclusiones

En el Concejo Deliberante se ha podido ver durante este año la verdadera naturaleza de los bloques políticos que se dicen opositores, como es el caso de Olmedo y Romero. Han garantizado la impunidad de los gastos reservados del PJ, la continuidad de los contratos leoninos de Isa, los privilegios del funcionariado municipal, la confiscatoriedad de las multas y los impuestazos. A pesar de sus crisis intestinas, del repudio popular y de su descomposición irreversible, han intentado cerrar filas a la hora de evitar el progreso de una alternativa popular como la que representa el PO.

Estos bloques quieren una transición “ordenada” en la municipalidad, en la que se cambie el administrador pero no que se desmantelen los cientos de “kioscos” que ha creado Miguel Isa, los privilegios a las contratistas y a los grandes grupos económicos. Es el relevo que ya vivimos los salteños en el cambio de Romero a Urtubey, el que se maquilló de progresista pero mantuvo en pie los pilares fundamentales del régimen y hasta su funcionariado.

Sin embargo la crisis actual y el asenso del PO los golpea, haciendo indisimulable la necesidad de un viraje total: el régimen del impuestazo no puede mantenerse en pie si no es recurriendo sistemáticamente al bolsillo del pequeño contribuyente; ensayan un nuevo impuestazo y caen en el ridículo de ocultárselo burdamente a la población como si esta no supiera lo que es una rezonificación.
Frente a la barbarie que nos ofrecen los ajustadores, 2015 debe ser un año dedicado integralmente a fortalecer la alternativa de los trabajadores, superar a las falsas alternativas y alcanzar el poder en la ciudad. Vamos por ello.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Los comentarios que solo sean para agredir a cualquier compañero seran borrados a la brevedad.