miércoles, 2 de julio de 2014

Oficialistas, romeristas y olmedistas, rechazan iniciarle juicio político a los miembros del Tribunal de Cuentas



Oficialistas, romeristas y olmedistas, rechazan iniciarle juicio político a los miembros del Tribunal de Cuentas

El pedido realizado por un particular, acerca de iniciar juicio político a los miembros del Tribunal Cuentas, fue rechazado por el oficialismo con el concurso de SST y el romerismo.
El pedido se motivaba en la inacción del organismo frente a los gastos reservados millonarios de la presidencia del PJ durante los períodos 2012 y 2013. Para ello se presentaron como pruebas las 7 notificaciones en las que ex concejales advertían al actual Tribunal sobre las irregularidades en el Concejo que ocasionaron faltantes de 26 millones de pesos. El organismo nunca actuó al respecto, violando sus obligaciones fijadas por Carta Orgánica.
Frente a tamaña serie de indicios de mal desempeño del Tribunal, los concejales oficialistas, junto a Di Bez, Villada y Villamayor, hicieron oídos sordos. Sin rebatir una sola prueba consideraron que no existían elementos para sentenciar contra la inacción del Tribunal ¡Pero iniciar un Juicio Político no es sentenciar sino abrir una investigación en base a indicios claros! Una investigación que, además, hubiese podido aumentar pruebas en las causas abiertas contra el concejal Rodríguez y conocer más a fondo las irregularidades de toda la Hacienda Municipal.

El grito del Tero

Romeristas y olmedistas se unieron de nuevo al oficialismo para evitar la investigación, como ya lo hicieron con nuestro proyecto de Auditoría. Al quedar en evidencia su complicidad una vez más, estos bloques intentaron venderle un buzón a la población: así como se opusieron a nuestra auditoría a la gestión de Tomás Rodríguez en nombre de pedirle explicaciones al tribunal, ahora, que existía concretamente esa posibilidad, la rechazaron y propusieron sobre tablas una especie de juicio disciplinario a Rodríguez, mecanismo que no está contemplado por ordenanza alguna. Una total pantomima.
Por otra parte la defensa del isismo fue paupérrima, al punto que llegaron a plantear que no instrumentaron un sistema de registro contable en el CD porque “era caro”…
Como lo marcamos desde un comienzo, el Pacto por Salta no tiene la intención de abrir la gestión municipal a un cambio, sino de cooptar y abroquelar a los partidos tradicionales contra cualquier verdadero intento de transformación, que debe empezar con la eliminación de las discrecionalidades, los privilegios, el vaciamiento y los negociados.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Los comentarios que solo sean para agredir a cualquier compañero seran borrados a la brevedad.